Mi primera masturbación frente a un extraño…

Una habitación oscura, una ventana desde la que se puede observar perfectamente el atardecer, una hermosa rubia veinteañera de largos cabellos tumbada desnuda en la cama y un extraño camara en mano…

Caía la tarde, y los tenues rayos, acariciaban la delicada piel de un hermoso, esbelto y desnudo cuerpo femenino, mientras retozaba sobre la colcha de una amplia cama.

Sus delgados dedos, recorrían delicadamente sus humedecidos muslos, mientras un estremecedor gesto de placer recorría todo su cuerpo erizando sus turgentes pezones y hasta el más recóndito vello de su cuerpo, humedeciendo instintivamente sus labios. Su mirada perdida en el vacío, gotas de sudor deslizándose por su cara, acababan estrelladas contra sus senos, mientras un gemido gutural, rasgaba el silencio de la estancia.

Un mudo espectador, parapetado tras su cámara, no pierde detalle y retrata fotograma a fotograma, los momentos álgidos de placer de tan delicada dama.

Ignorando por completo la presencia del extraño, seguí acariciando mi clítoris inflamado, poco a poco, la humedad inunda mi vagina, mis abultados labios vaginales, aumentan más, la sensación de placer, consciente de este momento, deslizo mi dedo hasta la entrada de mi depilado pubis y con tiernos movimiento, accedo poco a poco a su interior. En el momento en el que el dedo penetra lentamente percibo como las paredes lo envuelven y un escalofrió de placer surge desde la parte inferior de mi columna vertebral y recorre todo mi cuerpo hasta llegar a la base de mi cuello, estremecedores gemidos surgen de la profundidad de mi garganta, erizando mis turgentes senos, que parecen saludar al cielo, en un acto reflejo mis dientes blancos se aferran en estremecedor reflejo de placer a mis untuosos labios.

El extraño observa, mis compulsivos movimientos de placer. Ve como me estremezco, es testigo privilegiado de como todo mi cuerpo vibra, como el sudor recorre todo mi cuerpo, como mis manos, buscan y recorren todos los puntos erógenos de mi cuerpo, hasta que por fin un profundo gemido, indica que he llegado al clímax.

Todo mi cuerpo se retuerce, completamente envuelto en una fina película de sudor, mis inflamados senos, mis humedecidos dedos, mis exuberantes labios y mi cabello completamente mojado…

Un solo pensamiento recorre la mente del extraño…….. Hermosa mujer y hermosos veinte años…

Una respuesta to “Mi primera masturbación frente a un extraño…”

  1. Ver algo así…tan hermoso…ver a una Mujer experimentando esas sensaciones tan intensas…te deja sin habla. Te deja con ganas de acariciar esa delicada piel…sentir el latir acelerado de su corazón…escuchar el jadeo de su boca.

    Te hace desear estar ahí…junto a ella y tal vez…extasiarla un poco más.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: