Lo que sucede en las Vegas… Yo lo cuento en el #Jolierelato

Como bien saben algunos de ustedes, los que me siguen en tuiter, hace un par de semanas me fui a las Vegas, ya había ido hace algunos ayeres a esa maravillosa ciudad, pero fui con mis padres y ante ellos tenía que guardar cierto recato…. Aunque debo confesar, que de vez en cuando me masturbaba en el elevador del hotel, con la esperanza de que algún huésped al subir me viera y en ese momento me poseyera, nunca sucedió, pero en éste viaje fue la excepción a muchas cosas.

Tuve que viajar a las Vegas no por vacaciones, si no más bien para ir a ver a un cliente que  me debía un dinero, la verdad es que prefería  esperarlo a que regresara a la ciudad, pero el insitió tanto en que viajara y además de que me incentivó alegando  que el cubriría todos mis gastos, así que sin más ni más viaje a verlo. El hombre es de unos 40 años extremadamente atractivo al que llamaremos Raúl, con un cuerpo muy esbelto y unos hermosos ojos azules. Cuando llegue al aeropuerto me esperaba Carlos el chofer de la compañía  de mi cliente y me dijo que Raúl me esperaba en la oficina, una vez que entre ahí estaba Raúl, impecable, como siempre, hablamos de un par de cosas de su asunto, cuando de pronto comenzó con indirectas de que quería hacer realidad una fantasía, me invito a almorzar y mientras comíamos comenzó a contarme lo que quería hacer. El deseaba salir conmigo a cenar a un restaurante muy importante y elegante, pero el detalle era que yo llevaría un minúsculo vestido muy sexy que permitiría ver gran parte de mi silueta y que no llevara puesto nada por debajo y que luciera las joyas de la última colección como accesorios, yo le dije que no tenia problema en realizar esa fantasía y me dijo que eso o era todo, yo pregunte y que mas podía haber…. A lo que contestó que mientras cenáramos el quería que yo fuera muy desinhibida y que coqueteara con mi cuerpo a los meseros ya que a él lo encendía mucho mirar a la mujer que esta con el coqueteando descaradamente con otros hombres, que eso era todo lo que él quería de mi, ya que conocía mi regla de que nunca tengo ninguna relación de ningún tipo con mis clientes.

Yo reí con muchas ganas, acepte el reto y le comenté que ya no era mi cliente, puesto que  su asunto ya había terminado a mi interlocutor le brillaron los ojos y se animó a preguntarme que si yo tenía alguna fantasía y le dije que sí, (aunque obviamente mentí, ya que  ninguno de mis clientes sabe de mi ninfomanía) que siempre he querido tener sexo con varias personas a la vez, a lo que el contesto que esa sería nuestra noche y que haría realidad mi fantasía, que sería la reina de la noche y que disfrutaría como nunca. Como habíamos bebido varias copas de vino durante la comida los dos estábamos un poco calientes, entonces comenzamos hacer confesiones de deseos muy secretos y ocultos, allí confesó que le gustaría tener sexo con otro hombre, pues siempre ha deseado sentirse penetrado, entonces quedamos en que esa sería la noche para hacer realidad hasta nuestros más ocultos y oscuros deseos.

Llego el día siguiente y comencé con los preparativos para esa noche única y especial, salí de compras a buscar el vestido y los zapatos especiales que hagan juego con la colección de joyería que usaría y que dejara al descubierto gran parte de mi anatomía y encendiera a cada persona que me mirara en el restaurante.

A las ocho en punto sonó la puerta de mi habitación del hotel donde me encontraba hospedada en uno de los más grandes y famosos de las Vegas, estaba allí Raúl, con un traje gris y una camisa blanca que lo hacía ver más varonil y atractivo, cuando me miro no hizo otra cosa que sonreír y decirme que ya estaba excitándose solo con verme, usaba un vestido entre blanco y plata muy corto y escotado con unos zapatos a tono, mi cabello muy bien arreglado y un elegante maquillaje eran el complemento perfecto.

Cuando entramos al ascensor, tuve mi primera víctima, había un hombre de unos 50 años que no quitaba los ojos de mis piernas, entonces le di una pequeña muestra del nacimiento de mi culo, agachándome a arreglarme la hebilla de mi zapato, y además bese de manera muy sensual a mi acompañante…. El cual no perdió oportunidad de acariciar descaradamente mi trasero desnudo… cuando salimos del ascensor el caballero que nos miraba tenía una muy visible erección.

En el restaurante coquetee con todos los meseros y con la gente que estaba a mi alrededor y de vez en cuando y al disimulo dejaba ver a Raúl una de mis tetas que tenían sus pezones a reventar de la excitación que todo esto me había provocado, cuando salimos del restaurante Raúl dijo que empezaba mi reinado y que me llevaría a un lugar donde escogeríamos a nuestros acompañantes de la noche… Íbamos en una limosina maravillosa donde había mucho vino el cual bebíamos sin detenernos, Raúl dio una orden a Carlos que era nuestro conductor el cual giro en la siguiente calle y llegamos a un lugar como una bodega donde nos esperaba un hombre de físico muy desagradable y que saludo con mucho respeto a Raúl y le dijo que su pedido estaba listo para ser escogido…

Fue tal mi sorpresa cuando comenzaron a salir 5 hermosas mujeres todas latinas con unos cuerpos esculturales y muy sexys es su vestuario, Raúl me dijo – mi reina escoja 2 de estas hermosas mujeres que serán quienes hagan realidad su fantasía – , no me fue fácil decidir pues todas eran bellas, escogí a Zafiro una rubia colombiana de 1.75 con unas bubis espectaculares y un trasero que provocaba tocar y a Ángeles una morena venezolana de 1.65 con un cuerpo igual de hermoso, pero allí no quedo todo luego de eso me dijo Raúl – hoy es nuestra noche así que quiero que me ayudes a escoger a un travesti que tenga una herramienta muy grande y gruesa y a un chavo que sea bisexual para que nos complazca a los dos… –

No pasó mucho rato y salieron una brasilera de 1.80 con un cuerpo que cualquier mujer podía envidiar pero con una herramienta que dejaba atónita a cualquiera, y un muchacho de unos 25 años también alto y rubio muy bronceado y hermoso…

Cuando estuvo todo listo Raúl pidió a Carlos que pagara con una buena propina adicional la noche de estos 4 dioses que habíamos conseguido… subimos a la limosina y nos dirigimos a un departamento que tenían preparado para la ocasión.

Cuando llegamos Raúl quería que yo besara a cada uno de nuestros invitados y que luego el haría lo propio, comencé besando a Zafiro, sentí su lengua entrando hasta mi garganta, sin querer mis manos acariciaron sus apetecibles pechos, luego la beso de igual manera Raúl pero el aparte de tocarle el pecho metió sus dedos entre las piernas de ella que se habían humedecido con mis besos y caricias e hizo que yo los lamiera… luego vino el muchacho rubio Alex quien cuando se acerco me tomo del trasero y me pego a él y antes de besar mi boca con su lengua muy húmeda me lamio el cuello… Raúl ya estaba excitado tenia su pene muy parado con lo que Alex no pudo contenerse y se lanzo directo hacerle una mamada que casi hace que termine en su boca, en seguida vino Ángeles quien bajo su vestido quedándose completamente desnuda y me hizo que le besara las tetas cosa que me volvió loca, sentía como mi vagina comenzó a chorrear un liquido delicioso que en seguida Raúl decidió beber pues dijo que era un desperdicio dejarla correr así… llego el turno de la Brasilera travesti quien me hizo mamarle su herramienta para que se la dejara a tono pues quería que Raúl disfrute de ella…. Mientras yo hacía eso las dos muchachas le hacían una mamada a Raúl y Alex le daba de comer su pene….

Estábamos todos tan excitados entonces la Brasilera le pidió a Raúl que se pusiera de pie, para que Ángeles, Zafiro y yo le lamiéramos el culito para mojarlo y excitarlo pues quería ser el primero en penetrarlo…. Y eso hicimos… Raúl gritaba de placer mientras tanto Alex no dejaba de chupar y lamer la herramienta de la brasilera quien en seguida se la introdujo a Raúl que dio un grito de placer único…. Era increíble verlo gritar… mientras tanto Alex se recostó sobre unos cojines con su pene muy grande y duro, a lo que las tres nos acercamos a lamerlo me senté sobre él y sentí cuando me entraba una sensación que calor que quemaba mi cuerpo Zafiro comenzó a lamer mi clítoris y Ángeles de pie separo sus pierna e hizo que le mamara su vagina que chorreaba…. Me bebí todos sus jugos y termino por dos ocasiones en mi boca, luego fue hacia donde estaba Raúl y comenzó a mamarle su pene que estaba muy parado no duro mucho en la boca de Ángeles y termino con un grito desgarrador…. Luego vino hacia mí la brasilera que sin pensar dos veces me hizo pegar mi pecho al de Alex dejando al descubierto mi trasero el cual lamio y enseguida embistió e introdujo toda esa herramienta hasta el fondo, en minutos yo estaba siendo penetrada por mis dos agujeros Alex me daba por la vagina y el trasvesti por el ano…. Mientras Zafiro y Ángeles recibían la mamada más deliciosa prodigada por Raúl…. Luego paso algo único Raúl se encontraba en medio del travesti y de Alex…. Alex penetraba a Raúl, Raúl penetraba al travesti, el travesti penetraba a Zafiro quien me lamia mi vagina mientras el me chupaba las tetas y Ángeles besaba apasionadamente a Alex…. Éramos una sola amalgama de gemidos y de gritos de placer que en pocos minutos termino en un solo baño de fluidos, que luego limpiamos con besos y lamidas…. Descansamos un rato y otra vez comenzamos con nuestros juegos de placer…. Toda la noche fue una entrega total al hedonismo.

A la mañana siguiente, le hablé a Raúl le agradecí sus atenciones, pero que ya no lo volvería a ver, insistió en verme pero le dije que era mejor así, nunca me ha gustado repetir con ningún hombre más de una experiecnia sexual, siempre me sucede que me aburren muy ráipido y así se lo hice saber. Así que una que vez colgué, tome una ducha me disponía a asolearme un rato en la alberca del hotel y descansar de tan exquisita velada, hable con una amiga tuitera y me recomendó ciertos lugares para ir a pasear, cuando sin notarlo se acercó un caballero, según me dijo en francés que venía de Dubuai y que le encantaría conocerme, era un un hombre sumamente atractivo, alto velludo, con un cuerpo sumamente atlético, de piel apiñoinada, exquisito para mi gusto, por lo tanto acepté su invitación, me dijo su nombre, pero le dije que me gustaría llamarlo Renato.

Después de una larga plática en la alberca, me ayudó a tomarme una foto, para así compartirla con mis pajareros, quedamos de vernos para cenar, por lo que cada quién se dirigió a su habitación y en punto de las 8 de la noche nos veríamos otra vez.

Volví a tomar una ducha, me seco con una de esas grandes toallas blancas que hay colgada en el cuarto de baño y me pongo un albornoz con el nombre del hotel bordado en azul. Abro el balcón y un olor húmedo perfumaba el ambiente. La noche era cálida. Y mis deseos crecían más pensando en aquél hombre. Llaman a la puerta !!!! Salgo corriendo del balcón. Y voy directo a la puerta.

Mi ojos captaron la imagen mas deseada de mis últimos tiempos. Allí estaba con una sonrisa serena y llena de interrogantes, tal vez hasta de temor. su ojos negros me penetran. Su cabello negro y crespo caía sobre sus ojos. Una camisa de seda impecable hacía conjunto con el razo de su pantalón. Apenas podemos articular palabra. Un escueto Hola…. lo máximo.

Me olvidé de la cena, te invito a entrar y cierro la puerta de tras de ti. Al girarte mis labios buscan los tuyos. Tus manos buscan mi espalda. Las míos te aprietan la cabeza contra mi boca. Resbalan los labios, se juntan la lenguas. Giramos la boca buscando sentir un beso intenso. Mis manos bajan por tu espalda hasta superar la curva de tu trasero. Me aprietas contra ti. Mientras desatas el cinturón del albornoz. Mis manos suben tu camisa. Recorro con mi boca tu cuello y bajo hasta tu hombro arrastrando con los dientes tu hombro izquierdo…para después repetir la acción en tu hombro derecho. Me quitas por completo la bata, mi cabello rubio cae con suavidad sobre mis hombros. Nos miramos a los ojos. sonreímos. Pongo mis manos sobre tu pecho y te empujo hasta que caes sobre la cama.

Me puse sobre ti, recorrí con las puntas de mi rubia melena tu pecho. El hormigueo que produce el contacto te produce una sensación muy relajante y excitante a la vez. Muevo mi cabeza meciendo mi cabello sobre tu cuerpo, pasándolo por tus pezones por tu abdomen. Tratas de incorporate, pero no te dejo. Recogp mi cabello sobre tu nuca y me vuelvo a agachar sobre ti. Ahora te acaricio con la punta de los pezones trazando dibujos imaginarios sobre tu pecho. Apenas puedes levantarte para chuparlos con tu boca.. yo no quieres que me toques todavía. Por su puesto que tu pene lleva rato erecto mirando al techo de la habitación. Dejo de acariciarte con mis pezones y empiezas a pasar mi labios, repitiendo el camino ya recorrido por tus pezones. En el espejo que hay en la pared detrás mío. Puedes ver como mi culo se mueve y separo los muslos.

Mi boca, baja por tú abdomen. Tú te dejas hacer y estiras los brazos sobre la cama. Ya no intentas levantar la cabeza. Mis labios bajan hasta tú ombligo. Sigo jugando sobre tu piel con mi lengua y mis labios. Te despojo del pantalón y bajo tu boxer, me entretengo con tú vello rizado y negro. Paso mi cara cerca de tu pene, pero sigo bajando hasta besar tus muslos. Mis manos acarician tus muslos, tu vientre y alcanzo tus testículos. Suavemente rodeo tu pene con mi mano delicada y cálida. Acerco mi cara. Notas mi aliento próximo a tu glande. Con la punta de la lengua recorro tu glande hinchado. Aprieto mi mano y empiezo a deslizarla de abajo arriba. Tus muslos se contraen. Mis labios rodean tu glande y hago una amago de sorber tu pene. Me gusta ver como te pones nervioso. De nuevo abro la boca y deslizo los labios mientras bajo la mano hasta la base de tu verga. Sientes el calor de mi boca como rodea tu pene. Sientes como lo engulló. te hago estremecer. Tu verga esta empapada de mi saliva. Mi mano mano se desliza cada vez mas rápido. Cierras los ojos. gimes.. todo tu cuerpo se tensa cuando mi boca sube y baja golpeo el glande con mi lengua. No puedes mas, cierras los puños, estiras los pies. Sé que te vas a venir. Una corriente eléctrica sale de tu vientre y te inunda. Tus músculos del vientre se mueven con espasmos. Retiro la boca y extiendo mi lengua presionando tu glande. Los borbotones espesos de tu semen chocan contra la parte inferior de mi lengua. Los noto chocar y como resbalan por el tronco hasta alcanzar mi mano. Levantas la mirada y ves como con mi lengua recogo cada gota de semen para acabar dejándolas sobre tu vientre.

Me acerco a ti y te doy un beso salado y cálido.

Llaman a la puerta.

Pediste champangne y algo para picar.

Me pongo de nuevo la bata y tu buscas algún billete en tu pantalón. El camarero mete el carro en la habitación y sigilosamente se va por donde había venido.

Canapés fríos y champangne fresco. Ponemos la bandeja sobre la cama y los dos empezamos a hablar por primera vez en esta noche. Abres el champange y me sirves una copa. Nuestras miradas se cruzan de nuevo. dejamos de hablar e intentamos que sean las miradas que hablen. Tú estas completamente desnudo. Y yo llevo la bata de baño. Bebemos las dos primeras copas. Tomas mi mano, me quitas la bata y me haces sentar sobre el sillón.

– Quiero beberte. me dices sonriendo.

Asiento con la cabeza. Me acomodo, te pones sobre mis piernas. Acercas la botella de champangne a mi pecho. Viertes un pequeño chorro plateado y burbujeante sobre mis senos que con la lengua intentas capturar. El roce de tu lengua despierta mi pezón. Vuelves a dejar caer unas gotas sobre el pezón y con los labios lo bebes de nuevo sorbiendo también toda la aureola. Me estremezco. Le toca al otro pecho…repites la operación. Mi cuerpo se va relajando y hundiendo en el sofá.

Dejas un pequeño reguero de champangne que baje entre mis pechos… tu lengua lo espera a la altura de mi abdomen. De nuevo dejas caer otro chorro mas abundante que lo bebes en mi ombligo. Sin pensarlo abro las piernas…ahora dejas caer el champangne sobre mi ombligo y baja rápido por mi vientre perdiéndose entre los pliegues de mi sexo.. Tu boca captura hasta la ultima gota. Aprovechas para pasar tu lengua por todo mi sexo. Todo mi cuerpo se convulsiona. Pones la boca de la botella sobre mi vientre. Abro las piernas y dejas caer el champangne por mi sexo de nuevo mientras con la punta de la lengua lo intentas beber golpeándome suavemente el clítoris. Te tomo por los hombros y logro incorporarte. Con la mano compruebo la recuperación de tu pene. De nuevo esta duro y a mi disposición

– Penétrame.

Tomas un condón, agarras mis pies por los talones y los pones encima de tus hombros flexionas tus piernas hasta que tu miembro queda a la altura de mi vientre. Avanzo mi cuerpo en el sofá. Mi cabeza apoyada en el respaldo del sofá. Con la mano oriento tu verga. Froto tu glande por mi sexo frío por el champangne. No tardo en dirigirla a mi vagina. Tu mueves la cadera hasta que consigues abrir paso por mi vagina que se va relajando mientras la llenas con tu verga. Cierro los ojos. Llegas hasta el fondo. Empiezas a moverte rítmicamente entrando y saliendo, agarro te culo y marco el ritmo. Dejo caer mis pies hasta pasarlos por tu cintura y te espoleo la espalda. Sigues mi ritmo. Muevo mi pelvis. Tu pene llega hasta el fondo. Tus testículos golpean mis nalgas. Buscas con tu boca besar mi boca, mi cuello , besar mis hombros, besar mis pechos. Te hago acelerar el ritmo. Tu bombeas con fuerza. Mi vagina aprieta tu pene con espasmos que aumentan de intensidad. Me retuerzo de mi vientre emana el calor que baja por mis muslos. Te aprieta hacia mi fuerza. exploto. Grito.. gimo. Tú intentas aguantar sin venirte. Me dejo ir encadenando pequeños orgasmos que rompen en uno largo y me abrazo a ti.

Me levantas del sillón y me dices;

– Vamos al balcón.

Salimos y te pones en mi espalda me abrazas y besas mi nuca. Mordisqueas mi oreja llenas de besos mi cuello. Noto la presión de tu pene en mi culo cubierto, me agarras por el muslo y hagces que ponga mi pie sobre la pequeña hamaca que hay en el balcón. Curioseas con tu pene por mi entrepierna. Me acomodo y mientras me agarro con las manos a la barandilla me penetras de nuevo. Lentamente en plena noche de las Vegas ante cualquier mirada indiscreta me vuelves a coger….Muevo mi cadera buscando que tu verga entre hasta el final. Tus testículos golpean en cada embate mi sexo. Movimiento lento y rítmico. La ciudad bulle bajo nuestros pies. Las luces de los coches. Los edificios iluminados. Agarras mis pechos y pellizcas mis pezones. No dejas de entrar y salir con tu verga. Todo el paisaje luminoso se vuelve borroso a mi vista cuando con un largo gemidos me anuncias que vas a explotar. Aceleras el movimiento. Sigo agarrada a la barandilla y muevo mi culo agitando tu verga dentro de el.

 

La ciudad se va negro. Cierro los ojos y también me vengo estando tu dentro de mi. Todo tu cuerpo de nuevo se convulsiona, te fallan los pies. Tu respiración es un gemido ronco. Caes sobre mi espalda y tu pene resbala por mi vagina y sale goteante y extenuado. Tumbados en la hamaca hablamos mientras compartimos un cigarro. Un descanso para preparar un nuevo asalto….Apenas comienza la noche…todavía nos quedan varias horas que compartir, antes de que ya no lo vuelva a ver a mi Renato…

Sígueme en tuiter @Joliegirl8

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: