Mi joven extraño del parque….

Una mañana más, es domingo 27 de febrero de 2011, estoy sola en mi cama me desperezo permanezco pensativa no tengo sueños que recordar, me levanto hoy no tengo que ir a trabajar mi alegría se hace mayor, la tina me invita a entrar en el agua caliente, placer que pienso otorgarle a mi cuerpo, me quedo un largo rato cubriéndome el agua, mis ojos recorren el baño, al momento en que mi esplada se arquea levantando mis caderas, dejando a la vista mi pubis perfectamente depilado, lo acaricio pensando en tus ojos depositados en lo que hago, un escalofrío recorre mi ser a su contacto, mientras continúo dádome poesía digital, mis piernas se van abriendo una queda colgando de la bañera para facilitar mi tarea, me enjabono mi sexo y sigo recorriéndolo, miro mis pezones me gustaría chuparlos pero no alcanzo…

El agua se va quedando fría salgo de la bañera, me miro al espejo y sí… me encuentro hermosa, me siento mujer!!.. Tomo una toalla grande y con suavidad voy secándome quitándome el agua lentamente muy lentamente deteniéndome en cada parte de mi ser, mientras sigo dándome placer… Con ella acaricio mis senos a su contacto se vuelven orgullosos me gustaría salir a la calle así desnuda sintiendo la mirada de los hombres y mujeres depositados en mi cuerpo en mi sexo abriéndome para ellos. Solo de pensarlo mi vagina se humedece…

Me pongo una faldita vaquera cortita mi camiseta blanca y debajo desnuda, solo piel, mientras mis muslos están húmedos por mis fluidos, desee masturbarme, pero me contuve, preferí que alguien me masturbara…

Es media tarde, todos comentan los Oscares y el fina de una novela, temas que no me intersan, así que decidí salir a algun parque, encontrar a un desconocido y por supuesto entregarme a él. Llego al parque, esta casi solitario, me siento en un banco, cruzo las piernas y mi pubis queda totalmente expuesto a las miradas de las pocas personas que vienen y van pasando enfrente de mi, mis ojos se van cerrando y mi excitación se va haciendo mayor al sentir que los hombres y las mujeres que pasan me observan, me desean, quieren acariciar mi
sexo, me gustaría tocármelo, sin darme cuenta mi mano se dirige a mi faldita y me la subo, quedando más expuesta a esas miradas, mis ojos siguen cerrados, oigo la gente hablar, reír entre ellos mi excitación al limite, pensando me están mirando solo a mi …

Mis piernas se van abriendo, noto como alguien se sienta a mi derecha al cabo de pocos minutos, abro los ojos la gente  va despareciendo, dejo de tocarme, mi cueva esta sumamente hambrienta de unas caricias.

La persona que se sento a mi lado, era un chico, alto, delgado, trigueño de unos 25 años máximo… Dispuesto a ver cómo me toco, por lo que cierro los ojos y mi mano se dirige a mi clítoris, me lo toco con mi dedo índice solo un poco, un escalofrío recorre mi cuerpo en una fuerte sacudida, la humedad recorre mi entrepierna, una mano suplanta la mía, y me sigue haciendo lo mismo que pocos minutos acababa de hacer yo… me agito, me estremezco al contacto, mis caderas se elevan, mis piernas se abren más… otra mano acaricia mis senos a través de la tela de mi camiseta, se la tomo y me la introduzco dentro de ella, quiero sentirla en mi piel acariciando mis pezones, las caricias se van haciendo más osadas y yo también….

Agarro la mano que esta depositada en mi sexo y la ayudo a acariciarme con movimientos más bruscos, un dedo va entrando en mi vagina haciendo círculos en ella mis piernas ahora apoyadas en el banco, mi sexo más expuesto, mientras la otra mano sigue entre mis senos, acariciando mis pezones, mis ojos siguen cerrados, mi humedad se va haciendo mayor.

Alguien se agacha entre mis piernas, me acaricia mis muslos, mi entrepierna, la falda enrollada en mi cintura la camiseta también, las caricias siguen, a veces certeras otras algo torpez, lo cual me dice que mi extraño aún no tiene la experiencia suficiente..

Mis nalgas se elevan ante esos contactos, me agito, mi cuerpo se electriza un espasmo recorre mi cuerpo en sacudidas violentas, mientras que las manos siguen sobándome cada parte de mi.

De mi garganta sale un murmullo pidiendo más, las manos siguen su recorrido por mi cuerpo, mientras las mías acarician mi pelo, mi cuello, introduzco un dedo en mi boca y me lo voy chupando con lujuria.

Me tumbo en el banco para facilitar la tarea una pierna en el suelo la otra en el respaldo, mi sexo abierto al máximo, mi vagina también, la
noto tan húmeda, hinchada, hambrienta… mi clítoris palpita mi mano se vuelve a dirigir a él, quiero tener un orgasmo muy grande, mi cuerpo se eleva, mis manos acarician cada parte de mí, mis senos, mis pezones, mi vientre, hasta llegar a mi clítoris, en círculos lo voy acariciando, lo que antes era humedad ahora es un manantial.

Un soplo de aire se posa en mi cueva profunda un aliento restriega mi sexo, unos labios depositados allí, mientas una lengua me lo va lamiendo, mis caderas se van elevando, mi espalda apoyada en el banco,  mis nalgas al aire un escalofrío mayor que el anterior recorre de nuevo mi cuerpo en otro, me agito, me estremezco, mi cuerpo se deshace, mis entrañas explotan, mi cabeza también, ella no responde…

Escucho que se abre un cierre, aún permanezco con los ojos cerrados, siento como un glande roza mis labios vaginales ya encharcados, lo mueve en circulos pequeños, golpetea el orificio de mi cueva, cuando le grito ya metémelo!! De una sola embestida me entra un grueso pene, ambos gemimos de placer, mi joven extraño entra y sale de mi rápidamente, se masturba con mi vagina, me araña las nalgas, sus caricias son bruscas, yo aprieto su deliciosa verga con mi vagina. Empiezo a sobar mi clítoris para tener un doble placer, ya no puedo más, empiezo a sentir el calor que me invade cuando estoy a punto de explotar en un gran orgasmo y es en ese momento que empezé a sentir una gran hinchazón en la cabeza del pene de mi joven extraño, está a punto de venirse, yo ya no aguanto más, elevo mis nalgas pegandolas al pubis de mi extraño, obligándolo a tener una penetración más profunda momento en el cual explote en un enorme orgasmo, contracciones vaginales violentas sacudian el pene de mi extraño mientras que el gemia de placer vaciando toda su leche, entregándome su orgasmo…

Lo aparte de mi, él quedo recostado en la banca del parque, me levanté, baje mi falda y le di un beso en la frente, mi joven extraño tomo mi mano -Espera, como te llamas? quiero salir contigo- Le sonreí y le contesté: Lo mejor para ti es que no nos volvamos ver, gracias por esta tarde de placer…

4 comentarios to “Mi joven extraño del parque….”

  1. jimmirobles Says:

    Excelente! me ha encantado!!

  2. Excelente como siempre, y la verdad me gustaría y a la vez no, estar en el lugar de ese joven.
    Tengo la certeza de que eres una mujer difícil de olvidar, tu sexualidad desbordante, tu fuego a flor de piel, todos esos pequeños detalles que te hacen ser Tu.
    En lo personal me gustaría darte una sesión un poco mas larga…para demostrarte de que hablo.
    Probarte una vez y arrancarme de ti… seria como estar en el cielo e inmediatamente ir al infierno…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: