Un fin de semana inolvidable…

Como varios de ustedes sabran, (los que me siguen por supuesto y leen mi TL) el pasado viernes iba a a ver a mi sexpartner, fuckbuddy, amante y demás nombres que gusten darle a esa persona con la que tienen sexo maravillosamente. Él por desgracia, no vive en la ciudad, hace algunos años, tuvo una propuesta magnífica de trabajo en el extranjero, así que ahora vive en Canada, motivo por el cual decidimos buscar otra pareja sexual, búsqueda que para ambos, no ha sido recompensda, yo sigo sin encontrar a ese hombre que me proporocione el mayor hedonismo sexual, aunque he conocido a varios amantes, ninguno de ellos ha logrado siquiera, que lo busque al día siguiente de la faena coital. Lo mismo le pasa a mi joliepartner, no ha encontrado a otra mujer con la cual tenga la misma quimica sexual y haga las travesuras que puede hacer conmigo.El viernes fui por el al aeropuerto, en cuanto lo vi, mi sexo instintivamente empezó a humedecerse, (sí, ese es mi joliepartner) nos reconocimos enseguida (él con su 1.90 y yo con mi 1.80, es evidente) y nos fundimos en un apretado abrazo, para culminar con un extraordinario beso, a pesar de años de besarlo, sigo maravillada de sus besos, con uno solo de ellos casi logra llevarme al orgasmo. Nuesto líbido estaba al por mayor, así que no nos aguantamos para llegar a mi departamento y tuvimos sexo en el baño del aeropuerto de la ciudad de México, fue algo rápido, pero el sabe dónde y cómo tocarme para llegar al orgasmo junto con él. Ese viernes, no salímos de mi casa, nos la pasamos todo el día en mi cama, en mi baño, en el pasillo… descargando todo nuestro deseo del uno del otro. De pronto, sonó mi teléfono, eran unas amigas, me llamaron para invitarme a una barbacoa al día siguiente, le comenté a Luis (así se llama mi jolipartner) si quería ir y acepto gustosamente, bueno como me iba a decir que no, si mi mano estaba jugueteando con su excelente miembro. Quedamos el sábado en casa de Idoia junto con otras 2 amigas, para hacer una barbacoa. Ella vivía en una casa en las afueras de la ciudad, con piscina. No era lujosa, pero si muy funcional y bonita. Cada uno aportaría algo para la ocasión, la misión logística de Luis era el vino y la cava. Ari ponía la fruta y los postres. Margarita y yo la carne, a Idoia no le dejamos que pusiera nada extra. Con la casa y la barbacoa ya era suficiente.El día era precioso, y muy calurosos tal y como me gusta. Mi mente solo pensaba en la ducha del día ulterior estando con Luis y sé que el también pensaba lo mismo, lo note al ver como sus hermosos ojos arabes me veían y menciono algo sobre una ducha deliciosa. Al estar la casa en las afueras cerca de un lago, tuve tiempo de ver el paisaje mediterráneo. Con varias personas tomando el sol y otras preparándose para pasar un día con toda la familia. Por una vez no me perdí para encontrar la casa de Idoia, que estaba en una urbanización desde la que se veía el lago. A la llegada estaban todas allí.-¿Llegamos tarde?- pregunté extrañada.-No- Dijo Idoia.- Han pasado la noche en casa, aparecieron ayer por la noche, diciendo que pasarían la noche aqui preparando desde primera hora de la mañana todo, para que a nuestra llegada no tuviéramos que hacer nada. Me pareció una idea excelente. Ellas estaban al borde de la piscina tomando el sol en unas hamacas. De espaldas a Luis donde se encontraba. Idoia me dijo que le ofreciera a Luis si quería tomar alguna cosa, y el pidió una cerveza. -Jolie, ya sabes donde están me gritó- Me acerque al refrigerador que tenia en la cocina y le extendí la misma. Le dije que me pondría mi bikini, mientras que él abrió la cerveza y casi de un trago se la terminó, parece que tenía mucha sed, hacia mucho calor.-¿No vas a saludar a las chicas?- le dije- Si, voy enseguida es que tenía mucha sed. -contestó- Se acerco a ellas estaban en forma de abanico con las hamacas dándole la espalda así que solo veía su pelo en la parte superior de las mismas. Llego a su altura mientras daba un nuevo trago a su cerveza por lo que su vista estaba siendo dirigida hacia el cielo. Mientras se ponía delante de ellas.Al dejar de dar el trago, y mirar hacia ellas, se le salió la cerveza disparada por la boca, estaban totalmente desnudas tomando el sol.Con gafas de sol, las piernas laciamente separadas ofreciendo sus muslos y su sexo al sol, sus pechos desafiando cualquier ley de Newton. Su exclamación de -¡Dios mío!- Pareció despertarlas de su letargo solar. Abrieron los ojos y se levantaron alegres y tintineantes dándole la bienvenida. Lo rodearon dándole besos y animándole a que se pusiera a tomar el sol con ellas. El les dijo que iba a buscar su maleta para tomar su traje de baño, ellas se negaron en redondo y con una sonrisa cómplice Ari le dijo.-La mayoría de las que estamos aquí deseamos verte desnudo, así que no tengas miedo, Jolie sabe perfecto que nos gustas mucho. Luis se puso colorado,volteó a verme y yo sólo asentí con mi cabeza, aprobándole que lo hiciera, esa situación de ver a mi joliepartner deseado por mis amigas, me estaba excitando demasiado. Luis, hize una tímida resistencia, pero ellas empezaron aclamarle, con gritos de eh¡ eh¡ eh¡ eh¡, cada vez mas altos, como si fuera un cohete que esta a punto de despegar y entonces el empezó a quitarse la ropa al ritmo de sus gritos, cada vez mas rápido hasta que al llegar a sus boxers y retírarselos su grito de exclamación llego al limite.

Mientras tanto yo me acerque hasta donde estaban, para tener una mejor visibilidad del excitante panorama. Luis con los brazos levantados y victoriosos de júbilo mostrándose. Al verme que lo moraba extrañamente le entro la timidez y en un acto reflejo, se tapo su pene con las manos, a lo que ellas empezaron a abuchearlo.-¿Yo no pudo mirar?- le repliqué- Soy tu sexpartner, y estas niñas estan ansiosas por saber de tus excelentes habilidades. Todas soltaron una carcajada, incluido Luis, lo mismo que le sirvió para relajarse. Idoia había traído mas cargamento de cerveza en una hielera con hielo, y todas tomamos una cerveza y brindamos por la bienvenida de Luis. Él se tumbó en una hamaca contigua a las de ellas y empezamos hablar totalmente desnudos, bueno, excepto yo, que me mantenía con mi bikini. La mañana transcurría entre risas y luchas en la piscina entre todos, la risa fue el sonido que mas interpretamos, parecíamos niños. Pero ellas jugando, aprovechaban para rozar el pene de Luis y en algunas ocasiones atraparlo con su mano y al mismo tiempo clavaban su mirada en mis ojos, diciéndome con su mirada el grado de excitación que Luis ya tenía. Cada vez sus agarrones a su miembro, duraban más e incluso hacían movimientos masturbatorios en el mismo. Simplemente Luis, era la carnaza de un grupito de adorables pirañas que mordisqueaban “su comida”. Por lo que en cualquier momento podía ser devorado por el grupo. En un acto nos reunimos todas en una esquina, lo mirábamos y le sonreíamos, diciéndonos cosas unas a las otras muy subidas de tono, por lo que soltabamos risotadas a continuación de cada confidencia que salía del grupo. La actitud de Luis era de resignación. Nunca se imagino una situación así, desnudo en una piscina y cuatro mujeres, tres desnudas y yo no, que por lo que se dio cuenta Luis, yo era como la generala mandando a mis tropas. Les hacia indicaciones y gestos dirigiéndome a Luis y ellas reían de nuevo a carcajadas. Por lo que decidí que ya era hora, de empezar la acción. Margarita salio del agua junto conmigo, nos acercamos a Luis, pero por fuera de la piscina, mientras las otras dos nadando se dirigieron hacia él. Tomé el papel que siempre me ha gustado, “la dominante” y tomé asiento en una hamaca con buena visibilidad, en lo que iba a ser el campo de batalla, la actitud de Luis era, del que espera con resignación. Ellas avanzando con seguridad hacia la lucha cuerpo a cuerpo. La primera en llegar fue Margarita que tomo asiento en el borde de la alberca. Se sentó detrás de Luis, y en un gesto de gimnasta paso una pierna a cada lado de su cuerpo, como si Luis fuera un violonchelo, entre las piernas de Margarita. Él se giro y vió el sexo de Margarita totalmente abierto por sus dedos. El siguiente movimiento fue el de tomarle la cabeza con sus manos, y el acto reflejo de Luis fue de sacar la lengua para acercarse a lamer su vagina. Pero ella en lugar de eso hundió la cabeza de Luis en el agua, por la sorpresa casi traga agua y salió profiriendo maldiciones, pero al salir vió que había sido un acto, simplemente para permitir que llegaran los refuerzos por mar. Así que mi joliepartner tenia toda posibilidad de escapatoria perdida.A cada lado Idoia y Ari y en frente el sexo de Margarita, abierto y siendo acariciado por sus manos masturbandose. Fuera del agua “Yo, su Jolie”, contemplando y empezé a acariciarme por encima del bikini, con un consolador, que sin decirle a Luis lo escondí en mi maleta. Pero ahora mi joliepartner tenía bastantes “problemas”, como para pensar en alguien que no estuviera en mi. Dos manos le atraparon su pene y lo estaban masturbando, y las manos que antes habían hecho que su cabeza se hundiera ahora la acercaban a su vagina para que la lamiera. Y Luis lamió, con furia, estaba sumamente excitado; y por su excelente expericia en el sexo oral se dió cuenta de que a Margarita no le gustaba el sexo con cariño, sino sexo duro. Ella lo agradeció con un gemido largo y prolongado, sus compañeras de cuarteto, le mordisqueaban el cuello y las grandes manos de Luis, recorrían sus cuerpos tocaba esos pezones duros y desafiantes, que cada vez que se pegaban a él eran como duros fresas hiriendo su piel. Se amarraron a él como vampiros intentando sacar de su cuerpo el calor y la pasión, al mismo tiempo que no dejaban de masturbarlo. Sus sexos estaban mojados por fuera y terriblemente húmedos por dentro. La lengua de Luis seguía dentro de Margarita y ella no paraba de gemir cada vez mas alto, creo que se iba a venir y lo hizo entre gemidos y movimientos semiconvulsos. Entonces, tal como terminó de venirse se metió en el agua y tomo su lugar Idoia. Margarita se metió en el agua y siguió con las caricias que hacia Idoia, parecía un carrusel, siendo mi joliepartner el eje del tiovivo.

Mientras hacían el intercambio de posiciones, yo ya me había despojado de mi bikini y me estaba acariciando los pechos directamente y la parte baja del bikini estaba apartada hacia un lado y el consolador lo empezé a introducir de forma rítmica y cadenciosa. Nuestras miradas se cruzaron y le guiñé un ojo, en señal de que el podía hacer lo que quisera, cuando de pronto me retorcí en un movimiento, mis caderas se convulsionaro estaba llegando al orgamos y lo vociferé sin recatarme para nada. Luis tomó el sexo de Idoia en su boca, y lo devoró, sin importarle si ella lo quería tierno o agresivo. Él era el que estaba lleno de hormonas, que solo querían ¡Sexo! Un tirón enérgico en el pelo de Luis por parte de Idoia, le dio a entender que ella no solo mandaba en la dirección del cuarteto, sino que en el oral también le iba a dar el “tempo” adecuado. Así que lamió su vagina lento de arriba a bajo, introduciendo su lengua en el interior y en algunas ocasiones lamía hasta su ano. En esas llegadas al nivel posterior ella parecía tener un placer mayor y le estuvo sujetando la cabeza para que siguiera con su “agujero negro”, este no absorbía energía, parecía que a ella se lo creaba ya que sus gritos y movimientos de placer eran muy intensos. Luis no se podía quejar, las dos guardianas acuáticas se estaban alternando en realizarle una delación bajo el agua con una habilidad e intensidad maravillosa y era así, por los gemidos que de pronto espaban por la boca de Luis. Cuando de pronto Idoia, le gritó “Más fuerte en mi ano” y mi sexpartner obediente, aumento sus lengüetazos hacia su ano, en ritmo y en profundidad iniciando una sodomización lingual de la que ella gozaba enormemente. Sus gemidos de placer acabaron en un grito final, digno de la mejor soprano de ópera. Las dos guardianas seguían a buen ritmo sus inmersiones. Idoia se tiró al agua y tomó el lugar de Ari. El estado de Luis, era el de un ser sexual, no era ni humano, ni emocional, aquellas mujeres estaban buscando convertirlo en una “sex machine” y la música de James Brown, empezó a sonar en el interior de mi cabeza. Ari bella, bonita y terriblemente dulce se sentó en el borde la piscina, pidiendo su “ración” de sexo oral. Luis empezó a darle besos y pequeños lametones por el interior de sus muslos. Ella como una mariposa iba abriendo sus alas para tomar todo el calor del sol en su piel, en este caso en su sexo, para recibir las caricias de los labios y lengua en lo mas profundo de su ser. Ari es muy dulce y los instintos sexuales de Luis, en lugar de querer ser violentos eran lentos buscando su aceptación y su placer, como siempre, el no quería el suyo, sino que ella gozara. Idoia y Margarita, habían cambiado de movimientos, y mientras una chupaba su pene la otra atacaba su trasero dándole un beso negro. Que encendía todo su placer. Yo seguía con mi juguete dándome placer mientras los observaba. Los lametones y besos en la vagina de Ari, estaban dando su fruto, sus gemidos y los dedos entre el pelo de Luis, acariciando su cabeza en forma agradecida le indicaban que iba en la buena dirección para darle placer, mucho placer. En un momento, no pudo más y le gritó a Luis.- Penétrame, no puedo más, te necesito-. Él salió del agua dejando a las dos submarinistas decepcionadas, pero lejos de protestar se fundieron en un beso y abrazo, lésbico. No me fije mas en ellas, mi concentración era solo en Luis y Ari, ella se tumbo en una de las hamacas cerca de mi, con sus piernas flexionadas y abiertas y con un gesto inequívoco lo invitó a que la penetrara. Luis tomo un condón y no tardo en hacerlo, de forma lenta y dulce el pene de Luis busco su húmedo refugio, que lo esperaba con toda la lumbre para darle el calor y el placer que ella estaba recibiendo, sus movimientos empezaron lentos y continuos, sus caderas se movían de forma circular en el eje de su pene, cerró sus piernas alrededor de sus caderas y se quedo materialmente colgada, lanzando su pelvis en dirección al pene. El placer estaba siendo “total”. Yo sabía que Luis poco podía durar en esa posición con el placer que ella le estaba dando. Soltándose de pronto y dando un giro súbito, saco su pene de su sexo, y le dio un largo beso, como pidiendo perdón y se puso de espaldas a él sobre “cuatro patas”,  ofreciéndole su jugosa vagina desde esa posición, el la tomó. Empezaron de nuevo el ritmo de la penetración, sus testículos rebotaban en su culo, dándose placer a cada embestida, ella se proyectaba hacia atrás y el parecía buscar el rincón mas profundo de su sexo a cada penetración. Duraron unos minutos más, cuando de pronto llegaron al orgasmo entre gemidos largos y movimientos de placer,  Luis se derramó en su interior, mientras que yo era presa, de otro orgasmo. Mis otras dos amigas habían salido del agua y aun jugaban con sus cuerpos en busca del placer que no tarde en acompañarlas y llenar el aire de unos nuevos gemidos al meter mis dedos, a cada una de ellas e inferirles un orgasmo, aunque sentí como Margarita lo tenía en múltiples,  cuando de pronto Luis me tomó  por detrás tiro el condón y de un solo golpe me penetró y empezó a bombearme, entraba y salí de mi vagina su exquisito pene, mientras que yo continuaba en mi faena de que se siguieran viniendo Margarita e Idoia, rodeo mi cintura con su brazo derecho, y con su mano empezó a frotar mi clítoris, tal y como me gusta, mientras seguía mojando su verga con los jugos de mi vagina, cuando de pronto no sentí como su pene se hinchaba dentro de mi, anunciándome que se vendría, el aumentama el ritmo en sus dedos, yo también estaba por venirme, un orgasmo mixto, por lo que aprete más las piernas y llegamos juntos a un mágnifico y placentero orgasmo, superándose así mismo, con todos los demás orgamos que antes me ha proporcionado. Me abrazó, me dio un tierno beso y se quedó dormido en mi pecho, mis otras amigas también se abrazaron y se quedaron dormidas, decidimos descansar porque aún nos esperaba una larga noche, porque el esposo de Idoia, estaba por llegar y siempre había querido hacer un cuarteto, en el cual yo estuviera involucrada…

Una respuesta to “Un fin de semana inolvidable…”

  1. wow vaya suerte de Luis como lo envidio (y como no hay envidia de la buena ) .. excelente relato

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: