Mis inicios en el sexo…

Esta historia, me sucedió hace mucho tiempo, cuando apenas empezaba a disfrutar mi libertad sexual, antes de aceptar ser fanática del sexo me reprimía constantemente, pero alguien me inició en fantástico mundo del placer y esto fue lo que sucedió…

“Es fácil poder desaparecer, que nadie me viera, ser invisible” -. En eso estaba pensando cuando salió el médico, el era realmente bello, prácticamente llamaba la atención de todas las mujeres, joven y atractivo, trigueño, atlético, de ojos mieles que te incitan, y su piel era dorada como si a diario le gustara ir a la playa y tomar el sol. Su caminar elegante me cortaba la respiración cada paso que daba, cada gesto que hacía, era para mí excitante, era como si lo esperara desde mucho tiempo atrás.

– Mucho gusto soy Javier, adelante- con mucha cordialidad, amabilidad me invito a pasar al consultorio un cuarto algo pequeño pero acogedor, lleno de cuadros con cuerpos al desnudo, mostrando la belleza del ser humano.

Era la primera vez que veía que un medico era tan unido a su paciente al punto de presentarse como persona y no como médico, y eso a mí me gustaba, me gustaba verlo mover su boca suavemente y repetir palabras y consejos para mantener a mi madre, en buena salud.

– ¿Y su madre? – Me adelante y le dije ella no pudo venir por las medicinas pero me pidió que usted se las enviara conmigo. Sentí su mirada encima de mis pechos en ese instante no podía creer que un él se fijara en mi que tan solo y apenas empezaba a convertirme en mujer; pero me encanto.

Sentí como si un rayo cayera sobre mí y mis senos recién madurados empezaban a hincharse, me sentí acalorada y él me tomo de la mano con tal suavidad que pareciera ser el viento quien la acariciaba y me dijo: qué bueno que veniste.- en un tono algo alegre-. Se me acerco y dió un suspiro y dijo, hace días tu madre me ha hablado de ti y le pedí que te trajera para hacerte un chequeo general, pero si veniste sola mejor, así te sentirás más cómoda, ven levántate.

A pesar de tener solo 16 años mi cuerpo parecía el de una mujer, era alta delgada y mis senos eran redondos, se encontraban duros todo el tiempo, mi cintura era estrecha y mis caderas voluminosas y los hombres paraban solo para verme pasar y a mí me encantaba y me excitaba ver que los hombres no dejaban de mirarme los senos y menos aun cuando caminando entre la multitud en donde siempre aprovechaban y me tocaban, acariciaban y pellizcaban, y terminaba húmeda y con mi vulva ardiendo. Siempre me sentía caliente todos los días y mojaba a tal grado mis pantaletas, que mejor me acostumbre a salir a la calle sin ropa interior y ese día no era la excepción, me vestí con una falda a media pierna y una blusa de tela suave por la que se marcaban las curvas de mi cuerpo.

El médico me dijo bueno súbete en la camilla, ¡ya eres toda una mujer!, ¿te duele algo o te has sentido incomoda de alguna manera? Respóndeme con tranquilidad, lo que pasa en este consultorio queda aquí.

Yo le dije que hacia un par de días me habían estado doliendo los senos y que me sentía muy caliente como si tuviera fiebre en todo momento, – el sonrió y dijo: creo que es normal, ¿Cuándo debe venir tu periodo? Yo le dije que en 2 semanas y dijo que eso eran síntomas de que este se acercaba. Pero de todas maneras te voy a examinar, ve al baño y quítate la ropa y ponte la bata que encuentres colgada del perchero y vuelves. Antes de irme me pregunto si me incomodaba que él se quitara la bata y yo le dije: No, muchos médicos atienden sin ella, exprese.

Entre y deje la puerta entre abierta, esperando que el mirara, Mientras estaba en el baño me sentí más caliente aún, sólo me imaginaba que el entrara por la puerta y me quitara la ropa con tal bestialidad que yo no pudiera detenerlo y que me penetrara en ese instante, lo deseaba más que a nada, deseaba su pene, deseaba tenerlo dentro de mi, deseaba chupárselo y deseaba que me hiciera sentir mujer, me quite la ropa y fije que tenía sus ojos en mi así que empecé a hacerlo más despacio ya me había quitado la blusa, así que empezaría con la falda. Cuando la falda cayo, sentí alivio pero a la vez ansias, me había puesto de espaldas así que no pude ver si me miraba pero yo seguí, con las sandalias, así que abrí las piernas como si quisiera que algo pasara por entre ellas y extendí mi cuerpo hacia abajo rozando mis pechos, mis caderas y desabotone despacio las sandalias con la intención que viera mi sexo y entendiera las ganas que tenía que su verga entrara en mi.

El pregunto con voz frágil ya estas lista, haciéndose el desentendido, le dije: aun no, ¿puede entrar un momento? es que necesito su ayuda en ese momento le pedí que amarrara la bata clínica pero el dijo que no era necesario y que la tenia al revés, esta vez con una voz gruesa y un poco incómoda.

Salí y me senté en la camilla y él en frente mío, de pie, me dijo: abre la boca; yo apretaba mi vagina contra la camilla sin que él se diera cuenta, mi vulva estaba caliente y necesitaba de esa fricción; entonces hice caso y el dijo todo está bien… -con un tono de ternura- abre la bata, sin pena, yo soy el doctor, acuéstate y cierra los ojos, yo con ingenuidad pensé, ¿no le gusto?… ¡Ah de ser gay!, me acosté y me relaje intente no pensar en Javier y en sus manos, el me tocaba los senos y me preguntaba si me dolían, yo le dije que sí, que un poco y me dijo te voy a tocar un poco mas y me vas a decir donde te duele y yo le dije bueno y con una voz gimiente le dije ¡ahiiii! el sonrió y volví a decir ¡ahiii! y luego el dijo ¿Y ahora?…

Yo me sentí extraña me sentía húmeda y mojada, sentía como si mis senos estuviesen siendo mordidos por una especie de animal, como si amamantara a un niño, no abrí los ojos ni me moví por miedo a que el me dejara de chupar las tetas, pero me sentía desmayar de la sensación… De ese rico dolor que me excitaba cada vez mas sintiendo que me iba a venir, luego de unos minutos moví un poco la mano de manera muy sutil sin que él se diera cuenta y me toque, mi vagina estaba chorreando, tan mojada que ya no aguantaba la soledad, quería a ese palo metido en mi y lo quería ya! así que tome una de sus manos el medio se asustó pero al ver que lo tome con suavidad se dejo conducir y lo lleve hasta mi sexo y frote su mano contra mi, sentí tanto placer que quería que acabara, pero a la vez no quería parar; Era abrumador.

El dijo: “estas tan rica que desde que te vi quería penetrarte” entonces me levanto un poco aproveche y desabroche su pantalón y ahí estaba él ese miembro fuerte grande y rosado botando y desperdiciando su líquido, quise chuparlo y besarlo pero Javier no me dejo, el no aguantaba quería penetrarme y yo estaba tan caliente como nunca en mi vida y me monte encima de él. El sentado en la camilla y yo arriba frente a frente, boca con boca, sus besos me elevaban y cuando me penetro sentí el ardor y dolor mas delicioso que en mi vida haya sentido fue despacio y a la vez duro y cuando por fin entro sentí como nuestros cuerpos se unían experimentando una sensación que nunca había sentido; me dio tanto placer que yo no aguaba y le dije por favor ya vente ya; No aguantaba y quería que viniéramos juntos y así fue, el empezó un torbellino de movimientos yo no podía ni gritar, ni hablar, ni nada, me puso en cuatro y se movía en círculos, entraba y salía y ese miembro no se cansaba, hasta el punto en que escuche salir de mi un grito de desesperación y de placer diciendo ¡ahora! En ese momento el acelero sus movimientos y llegamos juntos, sentí lo caliente de su semen dentro de mi vagina, el sacó su pene y vió como apareció la señal de que nunca había sido penetrada por nadie, más que por él, él fué el primero en poseerme y convertirme en lo que ahora soy. Nunca nadie, me ha cogido como ese hombre, con tanta ternura y amor ¡Desde esa tarde! Empezamos a vernos todas las tardes y las noches, lo hacíamos donde nos dieran ganas! Y hasta ahorita ha sido el mejor hombre, que mejor me ha cojido…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: