El deseo se hace cada vez más fuerte…

Voy quitándome el vestido muy lentamente hasta quedar sólo con la ropa interior, medias y los zapatos de tacón, …sabes que vengo muy caliente, con ganas de “jugar”, lo has entendido con solo mirarme…

Me acerco donde estás…me siento  sobre tus piernas, a horcajadas, abierta para ti. Te abrazo, te beso, te muerdo.. mmm como me gusta recrearme, con tus labios, tu cuello… lo hago poco a poco, dándote pequeños besos y mordiéndote tu piel…tu cuerpo, voy acariciándote sobre el pantalón, te desabrocho la correa, bajo hasta tu cierre y trato de abrirlo con los dientes, lo logro a medias y termino de hacerlo con los dedos, sin dejar de mirarte mientras lo hago….. te acaricio…. te siento excitado, …no sabes cuanto, cuanto te deseo… no sabes que feliz me hace ver esa pasión en tus ojos….. me encanta que me desees…… y sobre todo hacerte gozar…mmmm deslizo los dedos por tu ropa interio para descubrir ahí tu pene, delicioso, duro…

Comienzo a chupartelo lentamente, esta dura y húmeda, sabrosa y excitante, poco a poco bajo tu pantalón totalmente con un poco de dificultad mutua, pero con tanto deseo, que logro dejarte desnudo, mientras te voy devorando, beso a beso, recorriendo con mis labios y lengua cada milímetro…Dejo de hacerlo y me paro, quedando frente a ti…En mi boca se dibuja una sonrisa de malicia y picardía.

Espero unos minutos que me recorras con la mirada, quiero que me desees aun más, te doy la espalda, agachándome lenta y pausadamente rozando los contornos de mis piernas enseñándote todo mi sexo hasta llegar con mis manos a los tobillos, ese juego de seducción dura un tiempo, después comienzo a levantarme lentamente, giro hacia ti y me acerco, me monto en uno de tus muslos, frotando mi sexo húmedo en el, quiero que lo sientas todo.

Mientras lo hago te beso con locura, nuestras lenguas juegan, se devoran, el movimiento de nuestros cuerpos es inevitable ante tanto deseo.

Luego me levanto y me agacho lamiéndote la pierna, disfrutando de mi propio sabor que quedo en ella, mirándote de manera sensual y atrevida en cada pasada..

– no hagas nada…mírame –

Comienzo a tocarme, estoy frente a ti porque quiero que observes como lo hago, acaricio mis pechos y con la otra mano aprieto mi clítoris con un dedo, giro en torno a él, mi humedad es evidente, primero lento y cada vez voy mas fuerte, introduzco los dedos, los saco, los lamo y los vulevo a meter…lo hago muchas veces, me masturbo para ti.  Llevo los dedos húmedos de mi vagina hasta mi boca, los chupo mientras te miro imaginando que no son mis dedos sino tu pene,  el mismo que ahora estoy viendo y que tan sólo unos minutos atrás hacía en mi boca el mismo recorrido que ahora les obligo a hacer a mis dedos… mi cuerpo todo te desea, es una pequeña tortura tanto para ti como para mi: cuanto más aguantamos sin tocarnos, más deseo sentimos.

Entonces me acerco a ti, me monto nuevamente en tus piernas yte beso… nuestro deseo es evidente, intenso, nuestra respiración agitada; humedezco los dedos en mi sexo y te hago probar mi sabor, tu boca chupa mis dedos con mucha pasión, tu deseo de tenerme es tan grande que hace crecer el mío…. quiero que me hagas tuya…… quiero sentirte todo para mi, todas tus ganas sólo por y para mi…giro mi cabeza y ella está allí, mirándonos… te lo digo al oído, como un susurro líquido que se desliza de mi lengua por tu oreja con cada uno de las pequeñas pasadas con las que intercalo mis palabras, mis susurros…no te importa, no nos importa y seguimos apasionados, mirándonos, mirándola…

Ella sigue allí, parece excitada… poco a poco, se acerca y empeiza también a acariciarme…me dejo hacer…yo, realmente lo disfruto, tu cuerpo, sus manos, su boca, tu pene dentro de mí, tus ojos…me pegas palmadas en el culo, palmadas suaves pero firmes, como pequeños castigos por un delito no cometido, atraes mis caderas hacia tu sexo y me penetras, me tomas decidido y fuerte, nos sentimos, enteramente compenetrados, mi sexo devora el tuyo, el placer nos envuelve completamente, me das la vuelta, me tomas por las caderas y comienzas a penetrarme…por momentos, me cuesta adivinar, que manos son la que me tocan, mientras tu me cabalgas, ella se me entrega con caricias, con tu movimiento haces que  golpee su boca con mis pechos, los chupa, los devora fuertemente pero sin causarme el mínimo de dolor, me hacrd arder… no aguanto más y de mi boca sale un gemido incontenible…el placer es enorme… llegas conmigo, gimes de placer me llenas de tu semen…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: