Ven y subete a estas ganas de morir…

Entre en el baño y deje la puerta abierta, estaba sola en casa, comencé a imaginar, mientras me desvestía como mirabas por la ventana…Comienzo a quitarme la ropa lentamente, como si fuera algún ritual antiguo al que se le dedica paciencia infinita…primero la blusa, luego los pantalones..mientras mis manos rozan lentamente mis piernas.

Me miro en el espejo, suelto mi sostén y me quedo mirándome, imagino que estas en algún lugar mirando así que, con cuidado, voy quitando mi tanguita para dejar al descubierto mi triangulito de vello púbico.

Suelto mi pelo que he tenido sujeto por el calor, y cae despeinado por mi espalda, comienzo a cepillarlo, me miro nuevamente, miro mi cabellera rubia, rebelde, que contrasta sobre mi piel blanca y mis ojos miel y profundos, me gusta. Miro mis pechos, me encantan, siempre me han gustado, redondos, duros muy bien formados. Me miro por última vez al espejo mientras acaricio mi cuerpo, mis ojos brillan como ambar en el reflejo, sonrío.

Comienzo a preparar la ducha, me gusta el agua templada, pero hoy la quiero algo mas caliente. Entro en la bañera, mi cuerpo se entrega por completo al abrazo del agua, siento como la calidez del agua va resbalando por mi piel, penetrando por cada poro de mi piel, sintiendo como me acaricia toda al mismo tiempo. Recuerdo que estas mirando, te imagino, mirando cada movimiento que hago. Tomo en mi mano el gel de baño, y aplico en mi mano una cantidad abundante, desecho la esponja porque quiero el contacto directo con mi piel, mis manos serán las tuyas.

Comienzo a frotar mis dos manos para lograr espuma y al respirar, invade un exquisito olor a melocotones todo el ambiente, lo sientes?

Comienzo por mi cuello, aun cuando todo mi pelo esta mojado, tengo ansiedad de satisfacer primero otros deseos. Mis manos acarician lentamente mi cuello, bajando un poco al pecho, sintiendo como el agua va cayendo desde mi cabeza deslizándose por mi piel. Continuo bajando, llego a mis pechos, te imagino mirando, quieto, callado y comienzo a acariciar mis pechos, de manera circular, sintiendo como el agua baja por ellos. Tomo mis pezones entre mis dedos y los aprieto, imaginando que son tus dientes que lo están mordiendo suavemente. Siento como me voy excitando, y mientras dejo una mano entreteniendo mis pezones, la otra continua bajando, hasta llegar a mis piernas.

Las acaricio, lentamente pero fuerte, pienso en cuanto me gusta que me mires, aunque deseando que estuvieras mas cerca, ese pensamiento me excita aun mas, tomo mas jabón, vuelve el olor a melocotones a llenar el ambiente. Entonces, comienzo a enjabonar mis labios, te puedo imaginar, imagino si tu miembro estuviera aquí, que haría con él, me excito aun mas, me encantaría que rozaras mi clítoris así enjabonado, resbalosa y sin embargo, deseosa de tu sexo. Separo un poco las piernas, y con mis dedos comienzo a imaginar que es tu pene el que me roza, mmmm, así, suavemente, lentamente, comienzo a bajar mi otra mano lentamente por mi cuerpo hasta llegar a mi vagina, entonces, separo un poco mas los labios, dejando expuesto mi clítoris, siento el agua como baja por mi pelo, mi cara, mi cuerpo.

Comienzo a acariciar el clítoris, imaginando que es tu pene, sin embargo aun te imagino ahí, mirando. Continuo con unos movimientos cortos de arriba hacia abajo en mi clítoris, me encantan, es entonces cuando, por el agua, comienzo a imaginar que es tu lengua, es una sensación maravillosa la que me va recorriendo, tu lengua experta buscando los lugares de excitación, mi cuerpo reaccionando excitado, comienzo a sentir mi cuerpo vibrar ante el tacto de mis manos, y mi mente aun en que es tu lengua, y así, excitada, comienzo a mover mis dedos un poco mas rápido, entonces siento contracciones en mi vagina, pienso que me gustaría que introdujeras tu lengua en mi, que me hicieras el amor con ella, justo aquí, justo ahora. Comienzo a fantasear también con tu pene, mmmm, cada vez las contracciones son mas fuertes, el agua no deja de bajar por mi cuerpo poniendo mis pezones aun mas sensibles, imaginando también que eres tu, de repente, introduzco dos dedos en mi vagina, y siento como los abraza hambrienta de ti, siento como comienza a contraerse mientras con la palma de mi mano sigo rozando mi clítoris. El agua sigue cayendo, cae en mi cara, en mi boca, siento como entran algunos chorritos de agua en mi boca, y los trago, mientras sigue el agua acariciando mis pezones y la palma de mi mano sobre mi clítoris, mis dedos en mi vagina, ya completamente acostumbrada al grosor y cerrada alrededor de ellos, siento como estoy húmeda tanto dentro como fuera, siento mi vagina contraerse, de manera cada vez mas fuerte, anunciando un próximo orgasmo, imagino tu pene, y te imagino mirando y es así como siento esta contracción que se apodera de mi, fuertemente, maravillosamente, liberando la tensión de mi cuerpo mientras muevo una vez mas mi mano sobre mi clítoris y tengo un orgasmo. El agua sigue besando mi cuerpo, mientras por la ventana, tu estas mirándo..

2 comentarios to “Ven y subete a estas ganas de morir…”

  1. es terrible este post… muy bueno jolie, saludos y q andes bien hermosa

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: