¿Cómo se llega al punto G?

Como muchos de ustedes saben, tengo una mamá sexóloga, (supongo que ese es uno de los motivos de mi adicción al sexo). Mi mamá y por experiencia propia, dice que tomando en cuenta la zona en la que se puede ubicar el punto G, o sea, en la parte anterior de la vagina, se puede estimular con el dedo y con el pene en ciertas posiciones sexuales que a su vez exciten la pared anterior; así como, con un vibrador u otro juguete sexual; más allá de detallar una técnica, requiere una búsqueda de la pareja en constante comunicación para conocer cuál es la sensación al tacto o contacto,  si requiere mayor presión o algún movimiento en especial.

La mayor parte de las mujeres se preocupan en exceso por localizarlo… Cuando NO deben hacerlo, no se trata de localizar aquí o allá, sino de comprender que hay todo un mundo de sensaciones que se registran y que ni siquiera tienen que ver sólo con el orgasmo, como si ése fuera el único objetivo; hay múltiples posibilidades que ofrece el cuerpo antes que quedarse con un pequeño modelo, incluso es posible tener orgasmos sin una sola caricia.

Beverly Whipple, es una de las científicas que más estudios y difusión ha hecho sobre el Punto G, ella nos resume ese tema en la siguiente frase: “El clítoris es maravilloso, el punto G y las fantasías también, cualquier cosa, menos pensar que hay sólo una manera de gozar”

Sin embargo, si ya te lanzaste a su exploración, existen algunas técnicas para hacer mas fácil esa búsqueda: una es examinar la vagina con los dedos indice y medio puestos en forma de “J”, comenzando por la pared frontal (la mas cercana al hueso de la pelvis) y moviendo el dedo en círculos.  

Es importante para el éxito de la indagación, que la mujer vaya indicando a su pareja, lo que va  sintiendo sin pretender que lo adivine. La zona en cuestión tiene una textura áspera o estriada (que se diferencia de la superficie suave y lisa del resto de la vagina), y al ser estimulada aumenta de volumen, se encuentra en la llamada esponja uretral, una zona rica en terminaciones nerviosas, esto hace que sea altamente sensible a la estimulación. Se encuentran aquí, también, las glándulas de Skene, ubicadas alrededor de la uretra.
Durante la exitación sexual, en toda la zona de la esponja uretral, aumenta considerablemente el flujo sanguíneo. Esto hace que el punto G se inflame y de esa manera sea más fácil de encontrar.

Las glándulas de Skene también reaccionan a la irrigación sanguínea, causada por la exitación, produciendo un líquido similar al que produce la próstata de los hombres.

Este fluído sería expulsado por la abertura de la uretra, junto a la vagina,durante el orgasmo,como una especie de eyaculación.

El punto G y las glándulas de Skene pueden variar de tamaño de una mujer a otra o incluso no existir. Si el punto G es demasiado pequeño es posible que sea difícil de localizar.

A lo largo de los años mucho se ha especulado sobre la real existencia del punto G, lo cierto es que existe y si descubres en donde se ubica y aprendes a estimularlo, obtendrás el doble de placer en cada orgasmo.

Esta zona es sumamente sensible y la estimularás explorando y tocando. Durante la penetración, la mejor posición será mediante el coito vaginal realizado por detrás, es decir la posición “de perrito” (mi favorita, ahora saben porqué), pero aún así, reitero, cada mujer debe decirle a su pareja en dónde está sintiendo mayor placer.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 35 seguidores

%d personas les gusta esto: